Recupera tu poder personal

Recupera tu poder personal

Respira conscientemente para regresar a ti mismo. Siente cómo tu abdomen se infla en la inhalación y en la exhalación suelta todo el aire. Con cada respiración empiezas a irradiar un Sol que está ubicado en tu plexo solar y con el aire aumentas su fuego.

Siente cómo este Sol empieza a crecer desde tu interior y a su paso ilumina todo tu cuerpo donde se albergan creencias limitantes y de baja autoestima, miedos e inseguridades. Sigue respirando para seguir activando el fuego y haz que penetre la luz en todas tus células, en tus genes –que llevan tu herencia– e ilumínalos para disolver patrones de tu inconsciente impregnándoles la luz de la consciencia.

Visualiza a tus padres, abuelos y demás ancestros y, sigue respirando. Si acaso de ellos vienen patrones de pensamiento como sentirse insuficientes, inseguros, no poderosos; exhálalo todo. Mírales a los ojos y devuélveles su creencia, diciéndoles que les agradeces la vida, mas que miren con buenos ojos el que tú seas poderoso, un guerrero, seguro, valiente y brillante. Imagina que todos tus ancestros te miran y te dan su bendición para que vivas desde este poder que llevas dentro. En tu visualización, recibe también el legado de aquellos ancestros que sí vivieron poderosos. Tú puedes escoger lo que quieres tomar de tu herencia para vivir tu vida a tu manera.

Sigue respirando e incrementando el fuego, seguro tu cuerpo ya entró en calor, este Sol sigue creciendo hasta rodearte totalmente. Con esta luz tus miedos se disuelven, tus antiguas creencias se queman. La intensidad aumenta y la llama de luz, al respirar, transforma la indignidad y la exhalas; e inhalas dignidad. Exhala la inseguridad y toma la seguridad. Exhala el temor e inhala el valor. Exhala la carencia e inhala la abundancia. Todo se convierte en un color dorado, eres inmenso, grande, poderoso, esencia pura, eres único en el universo y te dejas descubrir de tus velos y máscaras. Ante el calor que surge todo se disuelve y lo único que queda es un ser auténtico, es DIOSOY en presencia y en esencia, aquí y ahora.

Ya que te retomaste, visualízate de esta manera en todas las áreas de tu vida, en tus actividades, en tus relaciones, en tu prosperidad. Imagínate en un auditorio, todas las miradas están en ti y tú alumbras como un Sol. No son tus palabras es tu presencia Diosoy radiante. Y con esta presencia del Diosoy sales al mundo a vencer los miedos que tú mismo habías creado. Ahora retomas tu poder y tu luz, dejas de depender de la aprobación de los demás y te sabes Uno en presencia y en esencia con tu creador. Tú eres el creador. Así asumes la responsabilidad de tus obras, tomas tu vida en tus manos y estás consciente de la ley de causa y efecto.

Cuando te sabes digno y te valoras desde tu esencia sabes que el único poder que tienes es sobre ti mismo. Ahora ya tienes la varita mágica, el cetro está en tus manos, utilízalo en consciencia. Respira…. y deja que este Sol permanezca en tu plexo por siempre.

“Yo ser humano asumo la responsabilidad de cada acto sabiendo que todo es mi creación y asumo mi poder personal siendo auténtico, valiente y luminoso.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *